Slide
BLOG INFORMATIVO

El odontólogo como referencia de emprendimiento en el sector salud

Woman in the dentist's office. Doctor in a uniform.

Escribo esta afirmación sin temor a equivocarme que más del 90% de los odontólogos a lo largo de su vida profesional tienden a abrir su propio consultorio dental, motivados por diversos factores; los cuales solo los comprendes una vez que te encuentras inmerso en la vida laboral. Es entonces cuando te preguntas si cuentas con las armas necesarias para afrontar retos que van más allá del desarrollo de tratamientos dentales. Es ahí donde de manera natural amplías tu visión estratégica para crecer como ningún otro profesional de la salud quiere hacerlo.

La realidad de la oferta laboral para el odontólogo es distinta a la de otros profesionales de la salud, quienes pueden tener una  oferta laboral en entidades públicas que les toma algunos turnos y los otros turnos los completa en alguna clínica privada, cumpliendo así sus horarios laborales; en realidad son muy pocos los médicos que desarrollan el hábito emprendedor.

El odontólogo usualmente cuenta con ofertas laborales en consultorios privados donde su pago generalmente está sujeto a su propia producción (pago por porcentaje) o en algunos casos el pago de turnos. Y al no cumplir con las expectativas económicas y de desarrollo profesional y personal, empieza a germinar el sueño de abrir el consultorio propio. 

Este es uno de los momentos cumbres en la vida personal de todo odontólogo, el momento en el que su yo invencible sale a luchar a la cancha y está dispuesto a comerse el mundo. Son estos días en los que la palabra miedo no forma parte de su vocabulario y la motivación es el impulso predominante de sus días. De pronto algo sucede en el camino, algo que no se lo enseñaron en la facultad de odontología, algo que todo emprendedor debe afrontar, el saber convivir con temporadas buenas y malas, y esto es de lo más natural, le pasa a Apple, Coca Cola o Starbucks, y definitivamente nos pasará a nosotros como emprendedores. Es aquí donde te preguntas ¨ ¿qué necesito para afrontar los momentos difíciles? ¨ y la respuesta es muy simple, lo que necesitas no te lo enseñaron en la facultad de odontología; tal vez sí en casa, pero no es así en la mayoría de los casos, lo que necesitas son herramientas de gestión, desarrollo de habilidades blandas, conocimiento de marketing, saber vender, afinar procesos, saber dirigir y delegar, … la lista es infinita. 

No escribo esto para desmotivarte si no para contarte que el paso más difícil ya lo diste, abrir tu propio consultorio y tengo otra buena noticia, sabes mucho de gestión solo que falta profesionalizar tus prácticas diarias y ponerle nombre y apellido a las acciones que realizas (que no son estrictamente el desarrollo de tratamientos) que están haciendo que tu consultorio siga en pie. Empieza a cambiar la visión de tu vida profesional y amplíala hacia una visión de dueño de negocio; así es, dilo sin miedo, tu centro dental es un negocio, donde desarrollas los mejores tratamientos dentales y das mucho valor para tus pacientes a cambio de una remuneración económica, no hay nada de malo en eso; empezar a pensar así te lo agradecerás tú mismo y te lo agradecerán los tuyos. 

Como último consejo te cuento uno que leí acerca del jefe de Amazon, Jeff Bezos, ¨… él tiene y siempre tendrá una mentalidad del día uno, una mentalidad de puesta en marcha, de entusiasmo y ambición que lucha contra los desafíos, acepta el cambio, emplea la toma de decisiones rápida y, lo que es más importante, tiene una obsesión con su cliente¨. Por lo tanto odontólogo emprendedor, recuerda siempre ese primer día en el que abriste tu consultorio a partir de ahora todos los días serán así. 

Dr. Carlos Aduviri
MBA en Salud
Cirujano Dentista

Leave a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *